Su huella de información

vías del arco iris a su huella de información

Indice de contenido

Huellas por doquier

Todos tenemos una huella de información: un camino de información que dejamos al usar la tecnología. Por ejemplo, su huella de información podría incluir términos de búsqueda que ha empleado, su ubicación, su información demográfica e incluso sus intereses. Dado que los registros en línea suelen respaldarse y duplicarse, gran parte de su huella de información es permanente.

Abstenerse de actividades en línea no necesariamente significa que no tendrá una huella de información. Muchas empresas y proveedores de servicios registran y almacenan su información en línea, incluso si sus interacciones con ellos son estrictamente fuera de Internet. Gran parte de los dispositivos que usamos se comunican entre sí por vía electrónica. A esto se le llama la Internet de las cosas. Las tarjetas de crédito, los pases electrónicos para peajes, etiquetas RFID, reproductores DVR y sistemas de control climático remoto comparten información. Por ejemplo, los dispositivos RFID (tarjetas de acceso, pasaportes, implantes de microchip para mascotas) contienen transmisores por radio que emiten la ID única de cada etiqueta. Además de permitirle ingresar a un edificio (o a un país), esta información también se puede utilizar para dar seguimiento a sus movimientos.

Incluso si los dispositivos no están conectados directamente a Internet, sus lecturas podrían acabar almacenadas en una base de datos en línea. Las empresas de agua, electricidad y teléfono llevan registros de cuánto usa sus servicios. Antes de usar un dispositivo o un servicio, es bueno pensar en la información que pueden estar registrando, quién podría usar esa información en el futuro, y con qué fines.

¿Qué hay en una huella?

Su huella de información tiene varias partes relacionadas. La más obvia es la información que comparte en forma voluntaria como correos electrónicos, publicaciones en medios sociales y formularios que completa. También se puede compartir información sobre usted. Sus amigos pueden escribir sobre usted en los medios sociales y las empresas pueden vender información sobre sus registros de compras. Los gobiernos están digitalizando muchos archivos públicos y poniéndolos a disposición en línea en gran medida (como registros de propiedad, registros de nacimiento y defunción y, en algunos estados, archivos judiciales). Por último, la mayoría de las actividades en Internet se registran automáticamente y su computadora o su teléfono comparten su dirección de IP (su identificador numérico único) cada vez que visita un sitio web.

Todas sus actividades digitales generan metadatos. Los metadatos se definen ampliamente como “datos sobre datos” y suelen utilizarse para encontrar y organizar información. Por ejemplo, las fotos digitales suelen incluir la hora en que se tomaron. Esto le permite encontrar fácilmente sus fotografías más recientes, pero también puede publicar información sobre usted, incluyendo la ubicación donde fue tomada la foto. Los proveedores de servicios inalámbricos recopilan información sobre los números a los que llama, la duración de las llamadas y la torre de telefonía celular que las toma. Estos metadatos se usan para facturar y para determinar dónde podrían requerirse nuevas torres. No obstante, también podrían filtrar información sobre sus llamadas telefónicas, aunque los proveedores no pueden escuchar sus llamadas.

La recolección de datos varía según sus actividades. Cuando usa un sitio web de compras, éste puede registrar el horario en que lo visitó, cuánto tiempo permaneció en el sitio web y los productos que vio. Algunos sitios web registran incluso cuánto tiempo detiene el puntero de su mouse sobre una imagen o vínculo (porque esto indica interés). Como su computadora comparte su dirección de IP con el sitio web, y como las direcciones de IP están conectadas a la ubicación geográfica, el sitio web también sabrá aproximadamente desde dónde ingresó. Estos son apenas algunos ejemplos de datos y metadatos que se siguen y registran. Hay muchos más.

Los puntos de datos individuales se acumulan

Compilar datos (y metadatos), a menudo de diferentes fuentes, para descubrir nueva información, se llama inferencia. Por ejemplo, algunos investigadores de Stanford querían determinar cuánto podían averiguar analizando los metadatos de los teléfonos celulares. En un caso lograron usar una llamada telefónica larga con un miembro de la familia, y las llamadas posteriores a Planned Parenthood (planificación familiar), con una llamada final un mes más tarde, para inferir que una participante se había realizado un aborto. En ese estudio las inferencias las hicieron humanos. Las computadoras no necesariamente tienen (aún) toda la información de antecedentes como para hacer una inferencia de este tipo, pero por otro lado, comparan mucha más información mucho más rápido empleando técnicas de búsqueda sofisticadas.

Limitar quién ve su huella

Puede limitar quién ve su huella de información hablando con sus proveedores de servicios, siendo selectivo al compartir información en línea y ajustando las configuraciones de sus dispositivos y aplicaciones para optimizar la privacidad. Su huella aún así podría ser grande, pero será significativamente más privada.

Construya su juego de herramientas