El estado de la privacidad en línea

representación conexión en línea

Indice de contenido

La tecnología de Internet (generalmente) no se desarrolla para la privacidad

Internet no fue diseñada con la privacidad en mente. Dado que los datos pasan por múltiples intermediarios, como su router inalámbrico, su proveedor de servicios de Internet local, el servicio de hosting en la red para el sitio web que está visitando, hay muchos puntos en los que alguien podría espiar. En tanto los diseñadores generalmente intentan incorporar medidas de seguridad básicas para impedir que los ladrones roben información, sigue habiendo muchos agujeros en la mayoría de los sistemas, y consideraciones más sutiles como la privacidad suelen ser libradas al usuario. Como analogía, uno podría echar llave a la puerta, pero las paredes son tan delgadas que es fácil oír a través de ellas.

Incluso ahora la industria de la tecnología de la información no tiene mejores prácticas uniformes sobre la privacidad. La mayoría de los programas universitarios de tecnología de la información y ciencias informáticas no tienen cursos específicos al respecto. Sin embargo, hay algunos esfuerzos en curso para desarrollar estándares para toda la industria, tanto para personas como para organizaciones completas.

Un motivo por el cual es difícil desarrollar estándares eficaces para la industria, o leyes de privacidad integrales, es que la tecnología cambia continuamente y rápidamente. Por ejemplo, como la gente quiere encontrar la información con mayor facilidad, la tecnología de búsquedas mejora constantemente. Los métodos de minería de datos más sofisticados no solo encuentran la información; hacen conexiones importantes entre diferentes piezas de información, que pueden usarse a su vez para encontrar otras piezas de información. Por ejemplo, su compañía eléctrica podría probablemente averiguar a qué hora va a trabajar, o si está de vacaciones mirando su consumo eléctrico.

Leyes y reglamentaciones actuales

La Constitución de Estados Unidos no especifica que uno tenga derecho a la privacidad. La declaración de derechos cubre ciertos aspectos de la privacidad, prohibiendo por ejemplo las búsquedas e incautaciones infundadas. La aplicación de estos derechos a la tecnología de la información se encuentra en debate actualmente. Como están las cosas, algunos tipos de datos digitales almacenados, como los datos en nuestros teléfonos, no pueden ser revisados por las autoridades sin una orden de cateo. No obstante, el gobierno puede recolectar muchos tipos de información digital, especialmente si las comunicaciones están dirigidas fuera de Estados Unidos, incluso sin una orden para revisarlas. Y obviamente si un tribunal emite una orden o una citación, su información en línea puede ser confiscada, buscada y potencialmente usada en su contra.

Además las protecciones de la declaración de derechos se aplican únicamente a los gobiernos, no a las empresas y demás organizaciones. Las leyes sobre organizaciones y empresas no gubernamentales que recopilan información sobre clientes en línea no están al día con la nueva tecnología. Algunos estados tienen leyes de privacidad más estrictas y actualizadas pero estas varían considerablemente, tanto en la información que protegen como en la uniformidad con la que son aplicadas. Con algunas excepciones, como los archivos médicos o la información que puede causar daños financieros, su información personal no está protegida por ley.

Las empresas obtienen ganancias compartiendo información

En la subasta reciente por la bancarrota de RadioShack, uno de los artículos subastados fueron los nombres, direcciones de correo electrónico y registros telefónicos de millones de clientes. Su información se puede vender, y es valiosa. Conocer sus intereses y su ubicación significa que los anunciantes pueden dirigirse a usted con productos que es más probable que compre. Por ejemplo, si busca “golosinas para perros” en línea, las empresas que venden productos para mascotas estarían dispuestas a pagar más para hacerle llegar publicidad a usted que a alguien que hace búsquedas de otras cosas. Es poco probable que las empresas y los servicios en línea compartan sus datos de un modo que sepan que podría llevar directamente a daños materiales o financieros para usted. Pero en su mayoría, poco les impide compartir su información con “asociados” de marketing, con agregadores de datos (empresas especializadas que compran y venden grandes cantidades de datos de consumidores), o con el gobierno.

La mayoría de las empresas en línea tienen políticas de privacidad detalladas, pero estas políticas no necesariamente fueron diseñadas para proteger su privacidad. De hecho, los términos de servicio de algunas empresas indican que la empresa, y no usted, es la propietaria de la información que está compartiendo al usar sus servicios. Esto les permite usar la información legalmente como quieran. Sin embargo, las políticas de privacidad varían en gran medida según el proveedor y la situación. Por ejemplo, las empresas varían en cuánto limitan la información sobre clientes que sus empleados pueden ver y si la limitan por medio de medidas técnicas de seguridad o si se basan en reglas y capacitaciones sobre privacidad. Las políticas de privacidad también están sujetas a cambios sin aviso. En general, lo más seguro es asumir que las políticas de privacidad fueron redactadas para proteger a las empresas de demandas judiciales, y no para protegerlo a usted.

Construya su juego de herramientas